Publicado el Deja un comentario

LOS ORGANISMOS GENÉTICAMENTE MANIPULADOS (OGM). José Gómez Cerda

LOS ORGANISMOS GENÉTICAMENTE MANIPULADOS (OGM)

José Gómez Cerda

La manipulación vegetal puede producir bananas con sabor a tomate, cultivar productos tropicales en lugares fríos,…también se pueden mezclar producción humana en plantas y animales, y viceversa. Todas las plantas producidas por polen, como la colza; y otras como el maíz y la soja, con los OGM pueden resistir el herbicida, se defienden de los insectos, son más fáciles para cultivar y dan mayores rendimientos.

Desde hace más de 10 años que especialistas en biología molecular hacen pruebas en sus laboratorios, pero no han determinado cual es su comportamiento para convivir en el ambiente natural. Las empresas multinacionales se han apropiado de éstos avances de la ciencia para sus lucros y beneficios económicos; además están provocando una DESLOCALIZACION de la agricultura del tercer mundo a los países industrializados.

Estamos en la mayor revolución agrícola en los últimos siglos. En Estados Unidos se plantaron 18 millones de hectáreas de agricultura transgenética sólo en un año.

Los O.G.M. tienen aspectos positivos, entre los cuales se pueden citar: – Los productos agrícolas tradicionales que no pueden resistir los insectos, parásitos y plagas en general, serán remplazados por los O.G.M., que son más eficaces a estas calamidades naturales. –

El maíz, la banana y otras frutas, podrán producir vacunas más fuertes contra las enfermedades. –

Con precios controlados y los riesgos modificados, los productos alimentarios producidos con O.G.M. podrán enfrentar los problemas actuales de la seguridad alimentaria. –

La producción agrícola con O.G.M. podrá presentar nuevas variedades de productos alimentarios y con diferentes sabores.

Una manipulación genética es un procedimiento que modifica las semillas, puede transformar los productos, inventar nuevas variedades inimaginables, para que las plantas tengan resistencia a los pesticidas, reduciendo el consumo de éstos.

Varios productos agrícolas, como el cacao, hasta ahora sólo se pueden cultivar en el corredor de 10 grados al norte y el sur del Ecuador, donde está el clima y el suelo natural adecuado para su cultivo. Sin embargo, con los O.G.M. todos los productos podrán ser cultivados en cualquier parte del mundo.

La historia de la agricultura nos enseña que las enfermedades de las plantas, las plagas de insectos y las malezas se volvieron más severas con el desarrollo del monocultivo, y que los cultivos manejados intensivamente y manipulados genéticamente pronto pierden su diversidad genética.

Los cultivos transgénicos pueden producir toxinas medioambientales que se mueven a través de la cadena alimenticia y que también pueden terminar en el suelo y el agua afectando a invertebrados y probablemente impactando procesos ecológicos tales como el ciclo de nutrientes. No es posible confiar en que se generarán oportunidades de trabajo con las nuevas tecnologías. Esto afectará fundamentalmente, y en todas partes, a la agricultura, y jugará un papel preponderante en el futuro de los más pobres».

El mundo está a punto de presenciar una revolución. La ciencia está ahora en manos de gigantes agrícolas, preparados para cambiar, en un lapso de cinco años, un puñado de productos en el mercado actual por un menú completo. La biotecnología está revolucionando la cadena alimenticia.

Actualmente los norteamericanos han invadido al mundo con leche de vaca con HORMONAS, que aumenta la producción en un 25%… pero arruina al 30% de los pequeños productores agrícolas. Las vacas que son alimentadas con HORMONAS producen bacteria que luego son consumidas por los seres humanos.

Una de las realidades de los O.G.M. es la comprobación de que esos productos degradan el medio ambiente y se presume por lo tanto que afectan al consumo humano. Los efectos comprobados ante el medio ambiente son:

LAS MALAS YERBAS. La diseminación del polen en las malas yerbas las hace también más resistentes a los herbicidas y a los insectos, por tanto más resistentes a todos los tratamientos.

LAS ABEJAS que consumen polen de plantas trasgenéticas disminuyen su vida a una tercera parte. La Federación de Sociedades Suizas de Apicultura (FSSA) denunciaron las consecuencias del genio genético, que modifican el equilibrio de la naturaleza, cuando afectan a las abejas, por la » polenización » de las plantas con O.G.M.

LAS SIEMBRAS. Donde se ha sembrado una planta transgenética, se hace improductiva a otro tipo de cultivos.

LOS PECES. Los peces transgenéticos son más PREDADORES que los otros, para alimentarse eliminan otras especies diferentes a las actuales.

LOS ANIMALES. Todos los animales modificados genéticamente transforman el ambiente donde se desarrollan, es un atentado imprevisible contra la naturaleza.

EL 30% DE LAS ABEJAS QUE CONSUMEN POLEN DE PLANTAS CON ORGANISMOS GENETICAMENTE MANIPULADOS (O.G.M.) MUEREN EN POCOS DIAS.

El sindicalismo humanista tiene el deber y la responsabilidad de orientar a sus miembros, tanto como productores como consumidores, a saber más y mejor sobre la realidad de los O.G.M.

La existencia de peligros para las aves y otros animales, que resultarían diezmados tras la desaparición de los insectos por las fuertes dosis de plaguicidas empleadas en los cultivos de plantas modificadas genéticamente para resistirlos.

La fauna autóctona puede sufrir un descalabro biológico por la falta de insectos y hierbas que conforman su dieta primordial. Como los productos transgénicos han sido preparados para soportar, entre otras cosas, potentes pesticidas, una polinización cruzada entre una plantación transgénica y otra que no lo es obligaría al resto de los agricultores a fumigar cada vez más sus propios campos.

El tránsito natural del polen, del estambre de una planta hasta el pistilo en donde debe germinar, es uno de los fenómenos que más preocupan. Si el viento, una de las vías esenciales de transporte, lleva los diminutos granos de polen de una cosecha transgénica a otra tradicional, la mezcla puede modificar la configuración genética de esta última.

En algunos casos, ya demostrados en ensayos de invernadero, el resultado es una nueva planta estéril o sumamente debilitada. Un híbrido con graves problemas de supervivencia. La consecuencia directa sería doble.

El agricultor, que prefiera ceñirse a los cultivos tradicionales o bien a los orgánicos – sin pesticida alguno -, acabará utilizando estas sustancias químicas para salvar la cosecha. Los animales, a su vez, tendrán que buscar nuevos alimentos o incluso perecerán.

Santiago de los Caballeros.