Publicado el

Conversaciones con Doña Graciela Cerda; Mi madre. Jose Gomez Cerda

Conversaciones con Doña Graciela Cerda; Mi madre

Familia Gómez Cerda; José, Franklin y Donald,

Doña Graciela, Clara y Nancy

 

Graciela Cerda nació del 1ro. de junio de 1909, en Santiago, hija de Baudilio Cerda y Bartolina, Pimentel. Murió el 3 de enero del año 2014, a los 105 años de edad.

 

Ella quedó huérfana de madre, muy joven.  Junto a sus hermanas Herminia y Cecilia, estudiaron en el Asilo Santa Ana. Sus hermanos mayores; Rafael y Emilio se fueron a vivir a los Estados Unidos, en el año 1916, cuando se viajaba en vapores, y nunca más regresaron a la República Dominicana,  Otro hermano, Oscar, era el menor.  También tuvo tres hermanos de padre; Luis, Ramón y Juan Bautista Valerio.

 

Cuando ella salió del Asilo Santa Ana vivió en la residencia de las familias Sosa y Cabral, que Vivian en la calle Restauración, en Santiago.

 

Teniendo 21 años se comprometió a vivir con José Nicolas Gómez Portes, cuando él tenía 55 años. Procrearon la familia; Gómez Cerda.

 

De las relaciones entre papá, José Nicolas Gómez, y mamá, Graciela Cerda, tuvieron 8 hijos, de los cuales tres murieron con pocos meses de nacidos, Rafael Emilio, Emilio Rafael y Rosa Albania. Nos criamos cinco; Nancy, José, Donald, Clara y Franklin. Estos últimos dos fallecieron en los Estados Unidos.

Prácticamente he pasado toda mi vida conversando con mama; Aun después de muerta la siento y converso con ella.

Doña Graciela Cerda, mi madre, me enseño a leer y escribir. Me conto los mejores cuentos y fabulas, y versos. ¡Me ayudó a formarme intelectualmente!

En el año 1943, la familia Gómez Cerda, se mudó al barrio Baracoa, en Santiago, calle Arté número 28. Ahí vivían José Nicolás Gómez Portes, y Graciela Cerda, mis padres; Nancy, José Joaquín y Donaldo Gómez Cerda, luego nacieron ahí; Clara Luz y Franklin Gómez Cerda.

Graciela Cerda, nuestra madre, nos inculcó con su ejemplo, la religión catolica. Todos los días rezaba por lo menos dos horas, rogaba por toda la familia y sus amistades.  Cuando ya no podía caminar, de la Iglesia San José le enviaban a nuestra residencia todos los domingos, la comunión: Ella murió de 105 años, en su casa, en Santiago.

 

 Graciela Cerda, fue una mujer ejemplar, porque a pesar de las limitaciones económicas, supo criar a cinco hijos, y darnos una educación basada en principios, valores y comportamiento, que nos sirvieron para ser personas de vida útil para la sociedad.

 

Conversando con mama, cuando era pequeño, me dijo;

“José, es bueno que, como hombre, comprendas lo que son las madres;

Las mujeres tenemos novios, y exnovios; tenemos maridos, y exmaridos, pero nunca tenemos exhijos.  Para las mujeres, lo principal en nuestras vidas son los hijos”.

Ella se dedicó a la formación espiritual y material de sus hijos, incluyendo a nietos, biznietos y otras personas para los cuales fue también una madre, incluyendo a mi hijo, su nieto, José Martí, a quien educó desde muy temprana edad. A partir de yo haber enviudado de Flavia Salazar, mexicana.

También fue una buena abuela, para mis otros tres hijos; Máximo, Nicolas y David, Gómez Piens, hijos de mi segunda esposa Christine Piens, belga.

Su larga existencia; 105 años, fueron fructíferas para todos los que estuvimos a su lado; familiares, amigos, vecinos, y todos los que estuvimos a su alrededor.

Madre; tus hijos tenemos la satisfacción de haber tenido una madre que nos dió el pan de la enseñanza, le educación y principios espirituales, que nos han servido para todas nuestras vidas.

En las once veces que tuve preso por la policía, durante los 12 años del gobierno de Joaquín Balaguer, ella siempre me apoyó, y rezaba por mí, pues sabía que era preso por defender a los trabajadores.

En los últimos años de su vida residía en Santiago, en la calle Arte No. 28, en el barrio de Baracoa, yo viajaba, desde Santo Domingo, donde trabajaba, casi todos los fines de semana, para pasar un tiempo conversando con ella, oyéndola contar sus historias, sus vivencias, siempre incluyendo a la familia. ¡Escucharla!

Hace algunos meses falleció en Nueva York, Cecilia Cerda, la ultima de las hermanas de Doña Graciela Cerda; Mama, Tia Cecilia tenía 107 años.

 

En nombre de sus hijos, familiares, amigos y vecinos, recordamos, a doña Graciela Cerda, agradeciéndole todo lo que hizo por nosotros, que vivirán por siempre en nuestros corazones.

¡Gracias Doña Graciela; Mamá!

VIDEO

https://www.youtube.com/watch?v=Txt3s0lsBY0&t=21s

 

PODCAST

https://soundcloud.com/jose-gomez-cerda/conversaciones-con-dona-graciela-cerda-mi-madre-jose-gomez-cerda

 

Santiago de los Caballeros, Republica Dominicana.

Enero 2023.

WhatsApp. 1. 809.8768913

Publicado el

CONVERSACIONES CON EL PAPA JUAN PABLO II. José Gómez Cerda

 

El Papa Juan Pablo II, con José Gómez Cerda, en el Vaticano.

Karol Józef Wojtyła, sacerdote polaco, se llamó Juan Pablo II, durante su mandato como Papa de la Iglesia Católica, soberano de la Ciudad del Vaticano desde el 16 de octubre de 1978 hasta su muerte en 2005. Fue canonizado en 2014, durante el pontificado del Papa Francisco, lo que lo convierte en santo de la Iglesia católica. ¡Fue el primer papa que no era italiano!

 

El 13 de mayo de 1981, en la Plaza de San Pedro, sufrió un grave atentado. tras una larga convalecencia, perdonó a su agresor y, consciente de haber recibido una nueva vida, intensificó sus compromisos pastorales con heroica generosidad. Falleció el sábado 2 de abril del 2005.

He tenido el privilegio de haber estado cerca del Papa Juan Pablo II, en diversas ocasiones, también conversar con él, personalmente durante dos ocasiones, en el Vaticano.

 

El Papa Juan Pablo II realizó tres viajes a la República Dominicana: en 1979, durante el gobierno de Antonio Guzmán; en 1984, en la administración de Salvador Jorge Blanco, y en 1992, en la gestión de Joaquín Balaguer.

 

En esas tres ocasiones lo vi de lejos, como un dominicano más, dentro de la multitud que lo aplaudía y admiraba.

Estando en una misión sindical, el 27 de enero de 1985 participé en una marcha y manifestación que se realizó en Caracas, Venezuela: Era la primera vez que un papa visitaba ese país. Lo vi desde muy lejos, en la gran multitud que desfilamos por las calles de esa ciudad.

 

A fines de noviembre de 1998, cuando residía en Europa, específicamente en Bélgica, fui invitado por la Associazioni
Cristiane Lavoratori Italiani (ACLI), de Italia, en mi calidad de Secretario General de la Federación Mundial de Trabajadores de la Agricultura y la Alimentación (FEMTAA),a participar en su Congreso realizado en Roma, Italia. Donde compartí con Emilio Gabaglio, a quién había conocido por medio del sindicalismo cristiano, Franco Passuello, y otros dirigentes sociales cristianos. En ese Congreso resultó electo presidente de la ACLI, Luigi Bobba, el 29 de noviembre de 1998.

En ese Congreso de la ACLI tuve la ocasión de saludar y conversar con el gran filósofo cristiano italiano Rocco Buttiglione.

Luigui Bobba, fue quién  me llevó a una actividad en el Vaticano, donde fue  presentada la gran cantante, Laura Pausini. El aprovechó la ocasión para hablar con el papa Juan Pablo II, y consiguió una entrevista para mí, en mi calidad de Secretario General de la FEMTAA. Me pidió mis datos personales, él se encargó de todo el proceso para esa entrevista con el Santo Padre.

El día de la reunión, 2 de diciembre de 1998, a las 11.00 en el despacho del Papa, estuve la noche anterior muy nervioso, pues para mí, era la entrevista más importante de mi vida.

Cuando iniciamos la conversación me extrañó, que él me dijera, en español; “Me ha sorprendido que en sus datos aparece que es sindicalista y ha sido profesor del Seminario Pontificio Santo Tomás de Aquino, de Santo Domingo; además, que un latino sea el principal dirigente de una organización mundial de sindicalismo, cargo que históricamente ha sido desempeñado un europeo”.

 

Le di respuestas a sus cuestiones, y él prosiguió diciéndome;

“Es bueno que usted sepa, como sindicalista, que, durante el proceso de la disolución de la Unión Soviética, la caída del mundo comunista, yo participé muy activamente, junto a Lech Walesa y a Jan Kulakoswki, quién era el Secretario General de la Confederación Mundial de Sindicatos Cristianos. ! los tres somos polacos!”

Yo había conocido a Jean Kulakowki personalmente, en actividades del sindicalismo cristiano. Él había sido secretario general de la Organización Europea de la Federación Internacional de Sindicatos Cristianos, y Secretario General de la Confederación Mundial del Trabajo (CMT).

 

El Papa me dijo que sabía que yo había escrito algunos artículos sobre sus encíclicas;  Laborem Exercens y Centesimus annus. Los grandes ejecutivos antes de hablar con alguien, piden que les den información sobre la persona que él va a conversar. Por eso él tenía algunas informaciones mías.

 

Esa primera conversación con el Papa Juan Pablo II me entusiasmó mucho, para continuar trabajando en favor de los trabajadores del campo y la ciudad. El sábado 3 de abril de 1999, el papa Juan Pablo II, me había invitado a una segunda reunión, por intermedio de Luigui Bobba, presidente de la ACLI, para conversar sobre la situación de los campesinos en África y América Latina.  La ACLI pagó el viaje que hice desde Bélgica, donde residía, a Roma, Italia.

 

El Papa Juan Pablo II y yo conversamos aproximadamente 10 minutos, le entregué un resumen extenso, pero le hice, en esta conversación, un resumen ejecutivo, y él quedó muy complacido. Por orden del Vaticano, me instalé en la residencia “Domus María Vaticano” situada en Vía Filippo Bernardini, 25, Roma.

 

En mis visitas a Roma, aproveché para reunirme varias veces con el amigo Roberto Papini, Secretario General del Instituto Internacional Jacques Maritain, en su local situado en el Via Napoleone III, 10, Roma,  en mi calidad de presidente del Instituto Jacques Maritain, de la República Dominicana, y con Guzmán Carraquiri, uruguayo,  Soto-secretario del  Pontificio Consejo para los laicos, quien me relacionó con importantes dirigentes sindicales católicos italianos, entre ellos Albino Gorini, Francesco Orsomano, y Vincenzo Conso, todos dirigentes del sector de la agricultura.

 

También, en mi calidad de presidente de la Asociación de Dominicanos en Bélgica, me reuní con varios directivos de la asociación de dominicanos en Italia, con diversos estudiantes dominicanos, y varios sacerdotes, entre ellos Víctor Massalle, y funcionarios de la embajada dominicana, especialmente las amigas Margarita Cedeño y Gina, la hija de Yuyo D Alessandro.

 

La última vez que estuve en Roma, a principios de abril del 2005, coincidió con el funeral del Papa. Juan Pablo II, fue el acto más multitudinario de un Papa, se llevó a cabo el 8 de abril de 2005, y a él acudieron personalidades de todos los países, todas las culturas y todas las religiones.

 

Desde un local social vimos ese espectáculo, Ese día Roma colapsó en sus movimientos. Estuve acompañado de mis amigos sindicalistas italianos; Albino Gorini, Francesco Orsomando, Pío Frasghini, y Vincenzo Conso.

 

Haber conversado dos veces con un Papa, hoy santo de la iglesia católica, es un orgullo y prestigio para toda mi vida. Un humilde dominicano, puede sentirse satisfecho de sus relaciones con personalidades mundiales, como fue el Papa Juan Pablo II,

 

SANTIAGO DE LOS CABALLEROS.  

 

WHATSAPP. 1. 809.8768913

 

VIDEO

https://youtu.be/eAEj95k_CrQ

PODCAST

https://soundcloud.com/jose-gomez-cerda/conversaciones-con-el-papa-juan-pablo-ii-jose-gomez-cerda

Publicado el

Conversaciones con Fernando Álvarez Bogaert.  José Gómez Cerda;

Conversaciones con Fernando Álvarez Bogaert. 

Político y economista.

José Gómez Cerda;

 

Fernando Álvarez Bogaert, nació en la provincia de Valverde, Mao, el 11 de enero de 1941: es un economista y político dominicano. Ha desempeñado varias funciones públicas en el país; Precandidato a la Presidencia de la República por el Partido Reformista, y candidato a la Vicepresidencia, bajo la boleta del Acuerdo de Santo Domingo, junto a José Francisco Peña Gómez, a quien le unía lazos familiares.

 

Obtuvo una licenciatura en economía agrícola en la Universidad de Purdue, Indiana, Estados Unidos, en donde se graduó con altos honores, que le posibilitaron la obtención de una beca para realizar estudios de Posgrado en la Universidad de Columbia. A los 23 años fue designado secretario de Estado de Agricultura, del 1966 a 1970.

 

Mis primeras conversaciones con Fernando Álvarez Bogaert fueron, en 1968, cuando él se desempeñó como secretario de Estado de Agricultura; yo era asesor de la Federación Dominicana de Ligas Agrarias Cristianas (FEDELAC), y secretario General Adjunto a la Confederación Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC), tratamos sobre problemas de desalojos de campesinos y de ocupaciones de tierras.

 

En marzo de 1972, por primera vez en el sector de la Industria Azucarera se firmó un Contrato Colectivo de Condiciones de Trabajo. Ese primer contrato se hizo entre el Sindicato de Trabajadores del Central Boca Chica, el cual represente en calidad de secretario general de la CASC, y el Consejo Estatal del Azúcar (CEA), con una serie de ventajas para los trabajadores, como inamovilidad sindical, los trabajadores conservan sus derechos al terminar la zafra, un prestamos de 10 mil pesos para formar una Cooperativa, un local sindical y otras conquistas.

 

 

 

 

El director ejecutivo del Consejo Estatal del Azúcar (CEA), era el Lic. Fernando Álvarez Bogaert, quien respetó los derechos de los trabajadores, y permitió y participó en estas negociaciones, y firmó ese contrato colectivo de condiciones de trabajo, el primero y mejor en los doce ingenios que existían en el país.

 

 

En el proceso de presentación, discusión y aprobación de ese contrato colectivo de condiciones de trabajo, conversamos en muchas ocasiones, y tuvimos buenas relaciones obrero-patronales.

 

 

Ese contrato colectivo de condiciones de trabajo, entre el sindicato del ingenio Boca Chica, y el CEA, abrió las puertas para que diversos sindicatos del sector de la industria azucarera se afiliaron a la CASC y a la Federación Nacional de Trabajadores de la Caña (FENTRACA).

 

En 1978, el Licenciado Fernando Álvarez Bogaert, me ofreció el cargo de primer candidato a diputado por la provincia de Santiago, por el Partido Reformista, que ganaba seguro, sin necesidad de hacer promociones. En ese entonces él tenía todo el apoyo del Dr. Balaguer. Yo era el secretario general de la Confederación Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC).

 

Conversamos dos veces, sobre esa candidatura, inclusive él estuvo en mi boda con Christine Piens, el primero de abril de 1978, reiterándome la proposición, que rechacé, porque no he tenido vocación de político partidista, y menos depender del Dr. Joaquín Balaguer. Durante los 12 años de Balaguer (1966-1978), estuve 11 veces preso por la policía nacional, por mis actividades sindicales.

 

 

Semanas después Fernando Álvarez Bogaert fue destituido como candidato vicepresidencial para acompañar al Dr. Joaquín Balaguer, quien era el candidato presidencial del Partido Reformista. Un sector militar estaba contrario a Álvarez Bogart.

 

Fernando Álvarez Bogaert, siendo candidato a la vicepresidencia de la República, acompañando al Dr. Joaquín Balaguer, por el Partido Reformista, fue secuestrado en Santiago, por un grupo militar, en el poder, lo llevaron a la Secretaría de Estado de las Fuerzas Armadas, en Santo Domingo, los presentaron ante el jefe de esa institución, el general Rene Beauchamp Javier, y al jefe de la policía nacional. ¡Ellos le pidieron que renunciara a la candidatura de vicepresidente!

 

Un tiempo después, por intermedio del Lic. Polibio Diaz, alto funcionario del gobierno de Balaguer, Fernando Álvarez Bogaert renunció a ser candidato a la vicepresidencia.

 

Después de su renuncia obligada a la candidatura a vicepresidente, visité a Fernando Álvarez Bogaert, en su residencia de la calle Boy Scouts, en Santo Domingo, donde acostumbraba a reunirme con él, le agradecí su proposición de proponerme la candidatura a diputado en la provincia de Santiago, pero también le pedí que me explicara su situación cuando fue secuestrado por militares. El me respondió que no quería hablar con nadie sobre esa situación… ¡razón que comprendí!

 

Durante el período electoral, para el año 1994, Fernando Álvarez Bogaert encontró mucha resistencia en el partido de Balaguer…tuvo que salir.  El Dr. José Francisco Peña Gómez, le ofreció la candidatura de vicepresidente, cuando fue proclamado candidato a la presidencia. 

 

 

 

Cuando el Dr. Peña Gómez recibió la proposición de Balaguer de dividir los 4 años de su último mandato presidencial, en dos años para cada uno, el llevó  esa proposición a un organismo del Partido Revolucionario Dominicano (PRD). Ese organismo se negó a pactar con Balaguer. La proposición de Balaguer incluía que el PRD debía sustituir a Fernando Álvarez Bogaert como candidato a la vicepresidencia, los cual fue rechazado por Peña Gómez, alegando lazos de familiaridad con Álvarez Bogaert,

 

 

José Francisco Peña Gómez había dicho: ”Balaguer sabe que tengo un cáncer terminal y si yo gano las elecciones, Fernando Álvarez Bogaert,  dirigirá el país”  Peña Gómez perdió ante Balaguer en unas elecciones muy cerradas, marcadas por fuertes irregularidades y fraudes.

 

Fernando Alvarez Bogaert, fue electo senador, en el año 1998 por su provincia natal, Valverde, Mao; ministro de Finanzas del 2000 al 2002; Profesor Honorario de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, Universidad Autónoma de Santo Domingo; y Profesor Honoris Causa de la Universidad Tecnológica de Santiago.

 

En el año de 1998 es electo senador por la provincia de, Valverde, Mao, representando el Acuerdo de Santo Domingo (ASD) y al Partido Revolucionario Dominicano (PRD), presidiendo la Comisión Presupuestaria y la Comisión Económica.

 

Fernando Álvarez Bogaert, fue seleccionado, en el año 2000 por el presidente Hipólito Mejía, para asumir el cargo de secretario de Estado de Finanzas, renunciado a la misma en marzo del año 2002, 

 

Desde 1965 está casado con la señora Hortensia Méndez, con quien ha procreado cuatro hijas: Hortensia, María Eugenia, Patricia y Alexandra.

 

Actualmente el Lic. Fernando Álvarez Bogaert se dedica a escribir, especialmente sobre macroeconómica dominicana, de la cual es un experto. Está alejado de la política partidista.

Fernando Álvarez Bogaert es un destacado escritor de política y economía, entre sus principales libros se encuentran; “El abrupto deterioro de la economía internacional: un reto histórico para cada dominicano”. “Una mirada al tiempo”, “Una década de pensar”,  “Anatomía de la República Dominicana 2008”,“El Desafío Social Y Económico de La República Dominicana”, y  “La cambiante economía mundial y su impacto”.

 

Indudablemente, que las dos veces que Fernando Álvarez Bogaert fue candidato a la vicepresidencia de la república, fueron traumáticas, frustradas por diversos motivos diferentes.

 

Las conversaciones que tuve con el Lic. Fernando Álvarez Bogaert las aprecio, por el respeto que siempre ha tenido conmigo, a pesar de las diferencias sociales que tenemos.

 

Santiago, noviembre 2022.

WhatsApp. 809.8768913

 

VIDEO

https://youtu.be/BNwlWLCvTcs

PODCAST

https://soundcloud.com/jose-gomez-cerda/conversaciones-con-fernando-alvarez-bogaert-jose-gomez-cerda

Publicado el

Conversaciones con Mariano Lebrón Saviñón. Escritor y poeta. José Gómez Cerda

Conversaciones con Mariano Lebrón Saviñón. Escritor y poeta

José Gómez Cerda

 

Mariano Lebrón Saviñón, nació en Santo Domingo, el 3 de agosto de 1922, murió en Santo Domingo, 18 de octubre de 2014. Fue un escritor y médico dominicano, creador del movimiento literario “Poesía Sorprendida”. Fue durante años la principal figura de la Academia Dominicana de la Lengua.

 

Hijo del español nativo de Sevilla José Lebrón Morales y la dominicana Cándida Rosa Saviñón.

 

Se recibió de médico en la Universidad de Santo Domingo en 1946 y en 1949 se especializó en pediatría en Buenos Aires, Argentina. 

 

Miembro fundador de la Academia Dominicana de Medicina, del Museo Casa Duarte, del Instituto Duartiano y de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, Además de su producción poética y ensayística, es autor de la obra “Historia de la Cultura Dominicana”, una de las más ambiciosas en su género en República Dominicana.

Participó muy activamente en “Los Triálogos”, con el chileno Alberto Baeza Flores y Domingo Moreno Jimenes, dominicano, a tres voces. Fue uno de los fundadores en 1943 y a quien se le ocurrió el nombre del Movimiento de “La Poesía Sorprendida”,

Entre los numerosos reconocimientos que recibió Mariano Lebrón Saviñón están:  Orden de Duarte, Sánchez y Mella, en el grado de Comendador, premio Caonabo de Oro 1988, premio Vasconcelos, otorgado por el Frente de Afirmación Hispanista, de México, en 1992, el Premio Nacional de Literatura de la República Dominicana, en 1999, máximo galardón de las letras otorgado en la República Dominicana, fue el único dominicano en ser orador del premio Príncipe de Asturias, en España.

 

Mariano Lebrón Saviñón fue miembro fundador de la Asociación de Escritores y Periodistas Dominicanos, (ASEPED), antes ADPE, en 1962, junto a Rafael Molina Morillo, Salvador Pittaluga Nivar, Rafel Herrera, Emilio Rodríguez Demorizzi y otros escritores y periodistas dominicanos. Durante varios años fue presidente del Jurado de los premios Caonabo de Oro, que organiza la Asociación de Escritores y Periodistas Dominicanos (ASEPED).

 

Conocí a Don Mariano Lebrón Saviñón, en las aulas de la Universidad APEC, cuando él era profesor de literatura, y yo daba clases de turismo. Cuando terminaba mis labores, iba a escuchar sus clases, de las cuales siempre aprendía cada día algo bueno.

 

También conversamos mucho en las aulas del Instituto Dominicano de Periodismo, (IDP), donde éramos profesores, y compartimos muchas clases, pues nos invitamos mutuamente a compartir clases con los estudiantes de periodismo.

 

Conversé con Don Mariano Lebrón Saviñón, cuando en 1988 se le entregó el premio Caonabo de Oro, en un acto muy concurrido por periodistas y escritores.

 

Cuando escribí mi libro “ARTE, FILOSOFÍA Y POLITICA”, Según el Pensamiento de Jacques Maritain, escogí a don Mariano Lebrón Saviñón para que hiciera el prólogo. ¡El me complació y lo hizo!

 

El inicia el prólogo de esta manera

“Riesgoso es para mí escribir en este homenaje bibliográfico a Jacques Maritain, el filósofo francés nacido en París en 1882, que le dedica José Gómez Cerda, posiblemente el escritor dominicano que mejor lo conoce.

“En el arranque de su obra, esto es en su Presentación, afirma: «La estética es la ciencia de la belleza» y señala que el filósofo entiende que el arte obedece a la creación”.

 

Hay que hacer notar que Don Mariano Lebrón Saviñón, nunca escribió en ninguna máquina, mucho menos computadora. Toda su obra fue hecha a mano, una relación de su pensamiento con la escritura personalizada.

 

 

 

Conversé muchas veces con don Mariano Lebrón Saviñón, en su residencia, especialmente los últimos meses de su vida. Siempre aprendía algo de cada conversación, su fino lenguaje “Cervantino”, pronunciando cada letra en su verdadera expresión, la dicción perfecta.  ¡Uno de los mejores poetas dominicanos!

 

Los poetas, como Mariano Lebrón Saviñón, son escritores que se vuelcan a las obras en versos.

 

Cuando asumí el cargo de presidente de la Asociación Dominicana de Periodistas y Escritores (ADPE), él era el presidente del jurado de los premios Caonabo de Oro, que organiza la ahora ASEPED (antes ADPE), y conversábamos sobre asuntos internos de la asociación, pero también sobre temas de arte y cultura. ¡El era siempre el expositor y yo el escucha!

 

 

Entre las obras literarias de don Mariano Lebrón Saviñón debemos destacar;

Santo Domingo en la vida de José Martí, y otros ensayos, La Trinitaria, Bajo la Cruz del Sacrificio, Cultura y Patología, Los capítulos más bellos del Quijote, Los Triálogos, Poesía a tres voces, y otros ensayos. Usted no lo diga, Desde un Prado Luminoso, Lengua, Literatura y Arte.

 

Conversar con don Mariano Lebrón Saviñón era un placer, por la claridad de sus pensamientos, su pronunciación, y la gran cultura general que tenía este gran escritor y poeta dominicano.

 

video

https://www.youtube.com/watch?v=pm1oMDHcCRQ

PODCAST

https://soundcloud.com/jose-gomez-cerda/conversaciones-con-mariano-lebron-savinon-jose-gomez-cerda

Publicado el

Conversaciones con Guzmán Carriquiry; principal laico en EL VATICANO José Gómez Cerda

Conversaciones con Guzmán Carriquiry; principal laico en EL VATICANO

José Gómez Cerda

 

Guzmán Carriquiry es el laico que ha ocupado los cargos de mayor responsabilidad en el Vaticano. Roma, Italia.

Guzmán Carriquiry Lecour nació en Montevideo el 20 de abril de 1944.  Obtuvo el doctorado en Derecho y Ciencias Sociales en la universidad de la República, en Montevideo.

Trabajó como abogado y profesor universitario. Ocupó puestos de responsabilidad en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de la Republica y en diversos colegios e instituciones de enseñanza de Uruguay. Trabajó como periodista para la prensa católica tanto en Uruguay como en otros países latinoamericanos.

 

Ha publicado numerosos libros y artículos y ha pronunciado decenas de conferencias, especialmente sobre temas relacionados con la doctrina social cristiana, la historia y la cultura de América Latina   y los derechos humanos.

 

Cuando fui electo secretario general de la Federación Mundial de Trabajadores de la Agricultura y la Alimentación (FEMTAA), con sede en Bruselas, Bélgica, uno de mis objetivos principales era establecer relaciones con el Vaticano, era una organización alineada al catolicismo social.

Me fui a Roma, Italia, al Vaticano, en el año 1995, para buscar relaciones internacionales.  En una reunión de la FAO (Organismo de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación), me encontré con Monseñor Wagner, austriaco, conversamos en francés, era el representante del Vaticano ante ese organismo internacional. Le explique mi interés de relacionarme con el mundo social de la Iglesia Católica, y él me condujo a Guzmán Carriquiry.

 

Mi primera conversación con Guzmán Carriquiry, en El Vaticano, Roma, Italia, fue muy interesante, pues nos habíamos conocido en Venezuela, en una actividad de la Central Latinoamericana de Trabajadores (CLAT), y él tenía conocimientos de las actividades sindicales. Él era subsecretario del Pontificio Consejo para los Laicos.

 

Él me explicó que los sindicalistas católicos italianos no estaban dentro del sindicalismo cristiano internacional, pues después de terminada la II Guerra Mundial, la CIA de Estados Unidos, les había indicado que ellos debían estar en el sindicalismo socialista, o sea dentro de la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL), que crearon los países capitalistas, que ganaron la II Guerra Mundial. Aun existiendo la Confederación Internacional de Sindicatos Cristianos (CISC.

La Confederación Italiana de Sindicatos de Trabajadores (CISL) en italiano, (Confederazione Italiana, Sindacati Lavorator-CISL), es la segunda central sindical italiana de importancia, fundada en 1948, de inspiración demócrata-cristiana, y organización laica, estaba afiliada a la CIOSL, pero sus afiliados en mayoría son católicos.

Uno de sus principales dirigentes era Albino Gorini, que dirigía la federación del sector de la agricultura y la alimentación (FISBA), luego FAI-CISL y Francesco Orsomando, que dirigía la Federación Europea de la Agricultura y la Alimentación, con sede en Bruselas, Bélgica, dirigente también de la FISBA.

Guzmán Carriquiry me comunicó con ellos, y tuvimos una primera conversación, extensa, sobre principios, valores y ética del sindicalismo internacional. Ellos son católicos, pero nunca habían tenido una conversación con un dirigente sindical internacional cristiano. ¡Guzmán Carriquiry me acompaño en esa conversación! Ellos me escucharon con mucha atención.

Un mes después, Albino Gorini me llamó a Bruselas, Bélgica, donde yo residía y era la sede de la FEMTAA, para decirme que ellos querían conversar nuevamente conmigo, me pagaban el viaje a Roma y los gastos de hospedaje. Dos días después llegué a Roma, conversamos y llegamos a un acuerdo que, aunque ellos mantenían su afiliación con la organización socialista internacional, podíamos coordinar algunas actividades.

Acordamos que el representante de la FEMTAA ante la FAO fuera un militante de ellos, Vicenzo Conso, hombre de confianza del Vaticano, para el sector de la agricultura y la Alimentación, ellos donaban una cantidad de dinero a la FEMTAA, no como pago de afiliación, sino una cooperación solidaria, y realizaríamos actividades conjuntas en Italia y a nivel de América Latina. ¡Guzmán Carriquiry estuvo como testigo de ese acuerdo!

Estando en Italia conocí a la esposa de mi amigo Carriquiry, Lidice María Gómez Mango, y a sus tres hijas, que estaban pequeñas. Una vez le pregunte en Bruselas, Bélgica, a la esposa de Guzmán Carriquiry, que, si ella estaba contenta de estar casada con el principal laico en el Vaticano, me dijo que si, pero que “a él le pagaban como si fuera un cura, y económicamente no era mucho”.

Mis buenas relaciones con sindicalistas italianos, como Albino Gorini, Francesco Orsomando y Vicenzo Conso, asi como con la organización italiana de la agricultura-Coldiretti, (Confederación Nacional de Productores Directos) se las debo a Guzmán Carriquiry, a quien aprecio mucho, en especial sus conversaciones.

Después que terminé mi mandato, como secretario General de la FEMTAA, me trasladé, de Bélgica, a mi país, la Republica Dominicana, en el año 2004.

En el Grupo Santo Tomas Moro, de la Republica Dominicana, donde estamos Monseñor Ramon Benito de la Rosa y Carpio, fundador y presidente, José Armando Tavares, secretario ejecutivo, Carlos Burgo y yo, realizamos varias actividades internacionales, entre ellas fue invitar al Dr. Guzmán Carriquiry, quien en esa época era secretario Encargado de la vicepresidencia de la Pontificia Comisión para América Latina.

Durante la permanencia del Dr. Guzmán Carriquiry a la Republica Dominicana, tuve la ocasión de conversar varias veces con el, rememorar las orientaciones y ayudas para tener contactos con dirigentes sindicales y políticos en Italia, y dentro del Vaticano.

En el Vaticano, tuve el privilegio de conversar dos veces con el papa (ahora Santo), Juan Pablo II, lo cual ha sido muy gratificante para mi vida personal, sindical, social y religiosa.

El 9 de enero del 2021 el Papa Francisco recibió en audiencia al Dr. Guzmán Miguel Carriquiry Lecour, en ocasión de la presentación de las cartas credenciales con las que fuera acreditado como nuevo embajador de la República Oriental del Uruguay ante la Santa Sede.

El Papa Francisco ha escrito el prólogo de dos de sus libros: “Una apuesta por América Latina –Memoria y destino histórico de un continente” (2005) y Memoria, Coraje y Esperanza a la luz de la Independencia de América Latina, Isabel la Católica y los santosLas prioridades y desafíos de la política a la luz del magisterio del papa Francisco y del episcopado latinoamericano.

El haber conocido, disfrutado de su amistad, conversar varias veces en Italia, Bélgica y Republica Dominicana, con Guzmán Carriquiry, el laico que ha desempeñado los cargos mas elevados en el Vaticano, me hace sentir profundamente agradecido, con el que hoy es el Embajador de Uruguay ante la Santa Sede, el Vaticano.

video

https://www.youtube.com/watch?v=m1kv__Cu37U

PODCAST

https://soundcloud.com/jose-gomez-cerda/conversaciones-con-guzman-carriguiry-jose-gomez-cerda

 

Santiago de los Caballeros, REPUBLICA DOMINICANA

Octubre 2022

WHATSAPP. 1. 809.8768913

Publicado el

CONVERSACIONES CON HENRY MOLINA; MI AMIGO. José Gómez Cerda

CONVERSACIONES CON HENRY MOLINA; MI AMIGO.

José Gómez Cerda

 

 

Luis Henry Molina, nació el 1ro. de junio de 1941, en Santo Domingo, y falleció el 19 de octubre del 2018, en esta misma ciudad. Fue uno de los fundadores de la Confederación Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC), de la cual fue secretario general varias veces, director del Instituto Nacional de Formación Agraria y Sindical (INFAS), diputado del Congreso Nacional asesor en materia de seguridad social durante el gobierno de Salvador Jorge Blanco.

 

En el plano internacional Henry Molina fue secretario general Adjunto de la Central Latinoamericana de Trabajadores (CLAT), con sede en Caracas, Venezuela.

 

Henry Molina fue un modelo de sindicalista, legislador y laico católico. Nos conocimos durante la dictadura de Trujillo, en 1957, él era miembro del Comité de la Acción Católica y yo presidente de la Juventud Obrera Católica-JOC, en la Iglesia San Juan Bosco, en Santo Domingo.

 

Nuestras primeras conversaciones fueron cuando Henry iba a las reuniones de la JOC, acompañado de Pablo Nadal, que era también miembro de la Acción Católica. Otros miembros de ese organismo eran Milagros Pratt y Juan José Ayuso.

En 1958 por problemas político contra la dictadura de Trujillo salí al exilio y me instalé en Nueva York, un año después lo hizo Henry Molina, ambos trabajamos en la Juventud Obrera Católica, de Nueva York, en la sección hispana, donde yo era el presidente y Henry encargado de Relaciones Internacionales, tuvimos muchas conversaciones sobre la juventud trabajadora.

 En esa ciudad establecimos conversamos y tuvimos relaciones con Guido DAlessandro-Yuyo, Alfonso Moreno Martínez, Mario Read Vittini, y otros exiliados, trabajamos juntos en la “Delegación de Ayuda al Frente Interno”-DAFID, y participamos en la elaboración de los estatutos del futuro Partido Revolucionario Social Cristiano- PRSC.

Yo era el secretario juvenil del Movimiento Pro Liberación Dominicana, que dirigía Bienvenido Hazim Egel, en Nueva York. Una vez él me informó, confidencialmente que, junto a otros dos exiliados habían conversado con Ramon Marrero Aristy, secretario de estado de trabajo, dominicano, cuando este regresaba de Suiza, de una reunión de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Un mes antes de su asesinato, en República Dominicana.

Desde mediados de 1961 hasta principios de 1962 estuvimos estudiando política y sindicalismo, en Caracas, Venezuela. Pasábamos días enteros conversando. Henry Molina y yo participamos en el Congreso Extraordinario de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (C.T.V.), después del atentado de Trujillo contra el presidente de Venezuela Rómulo Betancourt.

El 28 de enero de 1962 se realizó el Primer Encuentro de Trabajadores Cristianos, en Santo Domingo. Esa reunión fue presidida por Emilio Máspero, secretario general adjunto de la Central Latinoamericana de Sindicalistas Cristianos (CLASC). Entre los participantes estaban Jesús Caminero Morcelo, Porfirio Zarzuela, Gabriel del Río, José Gómez Cerda, Jorge Cruz Reyes, Henry Molina, Prisco Morales, Rafael Hidalgo y otros.

 

Henry Molina, Gabriel del Río y yo, participamos en la constitución del Instituto Nacional de Formación Agraria y Sindical (INFAS. Los cursos contaban con la colaboración de los Padres Manuel González Quevedo, José Arnaíz, José Llorente y Benavides, en Santo Domingo; y Francisco Guzmán, en el Santo Cerro.

Henry Molina y yo representamos la CASC, desde 1963 hasta 1971 en el organismo de dirección del seguro social dominicano, y fue él quien propuso el cambio de nombre de Caja Dominicana de Seguros Sociales, a Instituto Dominicano de seguros sociales-IDSS, y que ese organismo fuera dirigido por un grupo tripartita, donde fueran representados los trabajadores, los empleadores y el Estado, en forma de igualdad. Durante muchos años fui su suplente en el IDSS.

 

El 25 de septiembre un golpe de Estado derrocó el gobierno del Profesor Juan Bosch. Henry Molina, junto a otros dirigentes de la CASC, fue uno de los primeros dirigentes sociales en ser encarcelado por militares del gobierno golpista del Triunvirato.

Todos los miembros del Comité Ejecutivo Nacional fueron hechos prisioneros por la policía nacional, con amenaza de ser deportados, cuando se realizó una huelga nacional, contra el seguro social, en 1964 Yo estaba esos días en Panamá, cuando regresé tomé la dirección de la CASC, fui escondido por el Padre Marcial Silva, y discutí la solución a la huelga.

El segundo Congreso Nacional eligió a Henry Molina como secretario general, quedando yo como secretario nacional de Organización, y encargado de la región del Norte. También estaban Gabriel del Río, Porfirio Zarzuela, Rosendo López, Francisco José Bidó, y otros valiosos dirigentes. Desde la fundación de la CASC, el dirigente que tuvo mayor carisma, por su forma de actuar, hablar y orientar, era Henry Molina.

Cuando comenzó la revuelta contra el Triunvirato, el 24 de abril de 1965, la CASC no vaciló en apoyar el movimiento constitucionalista, y en una presentación en el Canal 4, de Radio Televisión Dominicana, todos los miembros del Comité Ejecutivo Nacional, nos presentamos, y fue Henry Molina, en su calidad de secretario general quién leyó el manifiesto de los trabajadores apoyando el retorno a la constitucionalidad y el regreso del profesor Juan Bosch, como presidente de la República.

 

En su casa, situada en la Calle Pimentel, de Santo Domingo, nos instalamos los dirigentes de la CASC que vivíamos en el interior, entre ellos Francisco José Bidó, Francisco Santos y yo, para participar en las actividades que realizó la CASC durante la revolución, y ahí se formó el Comando Armado de Sindicalistas Cristianos-CASC, siendo Henry Molina, el comandante.

 

Durante todo el proceso de confrontación militar en Santo Domingo, Henry Molina representó a la CASC (sindical y militarmente), ante el gobierno constitucional que dirigió el coronel Francisco Alberto Caamaño. Recuerdo que él y yo estuvimos en el Palacio Nacional horas después del bombardeo por las fuerzas aéreas, dirigidas por el General Elias Wessin y Wissen.

Tuvimos una conversación con Alejandro Magnet, chileno, representante de la Comisión de la Organización de Estados Americanos -OEA, y a él le sorprendió que los sindicatos cristianos apoyaran el movimiento constitucionalista, pues todos los organismos internacionales decían que era una confrontación de comunistas, Él le solicitó a Caamaño que enviara un delegado sindical al exterior para explicar esta situación y el presidente constitucional me seleccionó a mí.

Yo salí al exterior, a representar a los trabajadores y el gobierno constitucionalista, estuve en Venezuela, Chile y México, también visité Nueva York y Washington, en actividades del sector constitucionalista. Conversé en Venezuela con el presidente Raúl Leoni, en Chile con el presidente Eduardo Frei Montalva, en México tuve una rueda de prensa con periodistas internacionales, después me instalé en Puerto Rico.

Converse mucho con Henry Molina, como escritores. Él hizo el prólogo a mis libros; La Libertad Sindical, Tres Militantes Cristianos y El Sindicalismo en la Republica Dominicana; yo hice el prólogo a su libro sobre seguridad social y leyes laborales. Además, el aparece como uno de los personajes en mi libro “Laicos Católicos”-

A fines de junio regresé al país, después de realizar mis actividades internacionales. Cuando llegué al aeropuerto dominicano me salvé gracias a Henry, que llamó al encargado del aeropuerto, fingiendo la voz del Nuncio Apostólico, diciéndole que yo era un alto funcionario internacional que venía para buscar una solución al conflicto armado. pude entrar al país sin problemas, inclusive el funcionario pidió que no me registraran mi equipaje, y me mandó a la ciudad de Santo Domingo con su chófer.

Henry Molina fue el legislador que presentó la ley sobre la creación del Instituto de Formación técnico Profesional (INFOTEP), además proyectos sobre nuevos sistemas   sobre seguridad social y nuevo Código de Trabajo, que por motivos de intereses políticos y económicos no fueron aprobados.

Tuve el privilegio de formar parte de la Comisión oficial para la creación del INFOTEP, junto al representante patronal, Ingeniero José Turul, y el secretario de Estado de Trabajo, Dr. César Estrella Shadalá.

Conversé muchas veces con Henry Molina, cuando él era asesor en seguridad social durante el gobierno de Salvador Jorge Blanco, con asiento en el palacio nacional.

Henry Molina fue el padrino de mi boda, el padrino de mi hijo Nicolás Gómez Piens, yo soy el padrino de su hija Cythia Molina Peña. Es necesario destacar la vida familiar de Henry Molina, se debe mencionar a Carmen Peña, la madre de sus hijos Luis Henry, Luis Emilio y Cynthia.

 

Después que Henry Molina sufrió un ACV, su situación de salud se desmejoró, iba casi todos los días a su casa, conversamos brevemente, pero le leía oraciones, lecturas de contenido espiritual, y rezábamos juntos

Estas conversaciones con Henry Molina, demuestran la amistad, compañerismo y hermandad, con uno de los principales líderes sociales dominicanos.

En el acto final de nuestras relaciones, en la funeraria Blandino, de Santo Domingo, su familia permitió que yo hablara en su representación, y entre otras cosas dije; “En nuestras conversaciones, que eran permanentes, siempre el hablo el 75%, porque tenía el dominio de la palabra y del convencimiento.

VIDEO

CONVERSACIONES CON HENRY MOLINA. MI AMIGO.

https://www.youtube.com/watch?v=wo5UPdt3P70

PODCAST

https://soundcloud.com/jose-gomez-cerda/conversaciones-con-henry-molina-mi-amigo-jose-gomez-cerda

 

 

Publicado el

Conversaciones con don Rafael Herrera, director del Listín Diario. José Gómez Cerda

Conversaciones con don Rafael Herrera, director del Listín Diario.

José Gómez Cerda

 

Don Rafael Herrera Cabral nació el 7 de julio de 1912, sus labores periodísticas las inició desde muy temprana edad en su ciudad natal, Baní.  Falleció el 25 de noviembre de 1994. El gobierno lanzó el decreto No. 366-94, declarando ese día de duelo nacional, con motivo de su muerte.

 

Conocí a don Rafel Herrera, cuando él estaba en los preparativos de relanzar el periódico Listín Diario, después de haber estado cerrado en la dictadura de Trujillo.

 

Fui uno de los primeros articulistas en la reaparición del Listín Diario, Escribía un artículo semanal: iba a las oficinas de Don Rafael, cuando ese periódico estaba situado en la calle 19 de marzo, y conversábamos sobre diferentes temas políticos y sociales. Él tenía muchos libros sobre economía nacional e internacional.

 

Junto con otros compañeros de la Confederación Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC), organizamos el Sindicato de Empleados del Listín Diario, el cual estuvo afiliado a la CASC. Eso me sirvió para tener una relación más directa con el director del periódico Don Rafael Herrera.

 

Una vez, le llevé un documento, e inmediatamente él sacó su bolígrafo y comenzó a corregirlo. Le dije que no era un artículo, sino una carta de la CASC dirigida a él como director del periódico. ¡Él siempre estaba presto a corregir cualquier documento!

 

Cuando asesinaron al joven periodista Luis Acosta, empleado del Listín Diario, miembro del sindicato y militante de la CASC, durante la revolución de abril 1965, don Rafael Herrera lamentó muy profundamente esa muerte.

El sindicato del Listín Diario tenía buenos militantes, entre ellos Milcíades Ubiera, quien fue su primer secretario General, Marino Mendoza, Antonio García Valoy, Santiago Estrella Veloz, Octavio Mata Vargas, Napoleón Leroux, Pedro Gil Iturbides, Aleyda Fernández, Miguel Franjul, Guillermo Perallón y otros empleados, especialmente periodistas.

Don Rafel Herrera fue uno de los creadores del Instituto Dominicano de Periodismo (IDP), una dependencia de la Asociación de Escritores y Periodistas Dominicanos (ASEPED), junto a Salvador Pitaluga, Rafael Molina Morillo, German Ornes, y otros. Cuando el Colegio de Periodistas, propuso que solo podían trabajar en los periódicos, los egresados de la Universidad. Ellos, los directores de los principales medios de comunicación, no eran periodistas graduados, sino de vocación.

La Confederación Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC) recibió una invitación de Rusia, para participar en un seminario sindical; La CASC escogió al periodista Miguel Frangul, que trabajaba en el Listín Diario.

 

Conversé con don Rafael Herrera para que le diera permiso a su empleado, para asistir a ese evento. Él pensaba que era arriesgado ir a ese país, por las represalias que podía tomar “El gobierno de los 12 años de Balaguer”, pero después aceptó. Cuando Franjul regresó estuve en el aeropuerto para recibirlo, junto a su familia, pero no pasó nada. Sin embargo, converse con don Rafael Herrera explicándole lo sucedido.

 

Conversé varias veces con don Rafael Herrera sobre los artículos que yo publicaba en el periódico Listín Diario.  Una vez me dijo: “Tú tienes las puertas abiertas para publicar en este periódico, porque creo que tu escribes sobre principios, valores y ética, siempre defendiendo a los trabajadores. Y eso, lo haces tú, ¡eres un escritor diferente!

 

El 26 de noviembre de 1971, fui apresado por la policía nacional en el Aeropuerto Internacional de Santo Domingo, cuando regresaba de Caracas, Venezuela, donde había participado en el VI Congreso Internacional de la Central Latinoamericana de Trabajadores (CLAT). Junto conmigo venían otros dirigentes de la CASC; Fernando Guante y Eugenio Pérez Cepeda.

 

Fuimos conducidos al departamento principal de la policía, dejaron ir a mis compañeros, quedé solo, me hicieron un interrogatorio difícil, muchas preguntas políticas, me desnudaron y dieron golpes, acusándome de que yo era uno de “los que mataban policías durante la guerra de abril 1965, además que había estado en Cuba”.

Mis compañeros se comunicaron con Don Rafael Herrera, mediador para casos difíciles de la política nacional. Cuando iban a continuar golpeándome llegó el jefe del Servicio Secreto de la Policía Nacional, Rolando Martínez Fernández, quien ordenó que me pusiera la ropa, y les dijo a los policías; “He estado hablando con Rafael Herrera, y me he comprometido a liberar el sindicalista José Gómez Cerda.”

Cuando Rolando Martínez vio los moretones que yo tenía, de la golpiza que los policías me habían propinado, me dijo; “Vístete y vete, pero no digas a nadie que la policía te golpeó. Si lo dices públicamente, entonces soy yo quien te va a golpear duro…”

En tres, de las once veces que tuve detenido por la policía nacional durante “Los 12 años de Balaguer”, fue Don Rafael Herrera que logró que me soltaran

Don Rafael Herrera me salvó de estas situaciones: Muchas otras personas como yo, fueron protegidos por este gran mediador.

Estudié periodismo en el IDP, en los años 1972 y 1973, siendo Don Rafael Herrera uno de los profesores. Tuvimos varias conversaciones, entre profesor y alumno. Fue por su actividad que, aunque estudié para ser reportero, me dediqué a ser periodista de opinión. Publiqué más de 300 artículos en el periódico Listín Diario, mientras Rafael Herrera fue su director.

Cuando don Rafael Herrera fue llevado ante los tribunales acusado de difamación e injuria, un espectáculo judicial, montado por funcionarios allegados al entonces presidente Joaquín Balaguer que no toleraban la independencia del periodista, estuve en el tribunal, como demostración de afecto a su labor como periodista.

El 11 de junio de 1988 un grupo de socialcristianos, que no estábamos de acuerdo con la fusión del PRSC, con el partido de Balaguer, creamos el “Instituto Jacques Maritain de la Republica Dominicana”. Don Rafael Herrera me llamó, conversamos, para que le explicara el contenido de esa agrupación, del cual yo era el presidente y uno de sus fundadores. Fui acompañado por Giuseppe Rimoli, Ignacio Miranda, Lorenzo Cueto, Alicia Guerra y Maritza Amala Guerrero, que éramos los principales directivos, y nos reunimos en las oficinas de don Rafael.

Conversamos extensamente, se interesó en conocer cuál era el objetivo del grupo, y se alegró mucho cuando le dijimos que utilizamos un método moderno, para educar y formar, en la doctrina social cristiana, en especial sobre el humanismo integral, de Jacques Maritain. Nuestros asesores eran el padre Oscar Robles Toledano y el Dr. Salvador Iglesia.

 

Converse con don Rafael Herrera, cuando la Asociación de Escritores y Periodistas Dominicanos (ASEPED) le otorgó el premio Caonabo de Oro.

 

Don Rafael se caracterizó por sus editoriales de párrafos cortos y oraciones simples, que desde los intelectuales hasta el ciudadano más humilde podía entender su contenido.

 

Los reconocimientos, bustos, bibliotecas y calles, dedicadas a don Rafael Herrera, son meritorias, en destacar a un gran director de periódico, mediador y consejero de muchos escritores, periodistas y políticos.

Don Rafael Herrera, fue un gran periodista, director del Listín Diario. Mis conversaciones con él han sido de gran aporte para mi actividad como escritor y periodista.

 

VIDEO

https://www.youtube.com/watch?v=WkSPdkGAqNc

 

PODCAST

https://soundcloud.com/jose-gomez-cerda/conversaciones-con-don-rafael-herrera-director-del-listin-diario

 

Santiago de los Caballeros

Octubre 2022

Whatsapp. 8098768913

Publicado el

CONVERSACIONES CON ORLANDO MARTINEZ, PERIODISTA. Jose Gomez Cerda

 

CONVERSACIONES CON ORLANDO MARTINEZ, PERIODISTA

Jose Gomez Cerda

Orlando Martínez Howley, nació el 23 de septiembre de 1944, fue asesinado el 17 de marzo de 1975, durante la época denominada “Los doce años de Balaguer” (1966-1978). Fue director de la revista «Ahora» y columnista del periódico “El Nacional”. 

 

Tuve al placer de conversar varias veces con el periodista Orlando Martínez, en mi oficina en Santiago, su residencia en Santo Domingo, y en el local del periódico El Nacional y la revista ¡Ahora!

 

A mediados de 1967 me encontraba en la oficina de la Confederación Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC), en Santiago, situada en la Calle Eladio Victoria No. 26, cuando alrededor de las 10 de la mañana el amigo y compañero periodista Rubén Abreu Méndez llegó en su motor con un acompañante que me presentó como Orlando Martínez, quien quería conversar conmigo.

 

Fuimos al Bar Colón, situado en la calle 30 de marzo, donde tomamos café y conversamos sobre diversos temas.

Orlando tenía 23 años, un rostro juvenil, me dijo ser estudiante de Sociología de la UASD. Quería conocer algo sobre el sindicalismo en Santiago. Rubén Abreu Méndez me dijo que, además, Orlando era un militante del Partido Comunista Dominicano (PCD), estaba en Santiago coordinado la repartición de materiales políticos,

 

Él quería conocer como yo hacía un programa radial. Quedamos que al otro día él iría al mediodía al estudio de la emisora Radio Libertad, situado en la Calle Máximo Gómez, al lado de los talleres y redacción del periódico La Información.! Y así fue!

Un mes después, conversamos por teléfono, Orlando me llamó desde Santo Domingo para agradecerme las atenciones, me dio su número de teléfono para cuando yo fuera a la capital conversar; así lo hice la próxima vez que estuve en Santo Domingo y conversamos sobre diversos temas.

Durante un tiempo dejé de ver a Orlando Martínez, hasta una tarde de octubre 1971, cuando me llamó a las oficinas de la CASC en Santo Domingo, situada en la Calle Juan Pablo Pina No. 27, altos, fuimos a su casa y pasamos un buen rato escuchando música de Patxi Andión y Paco Ibáñez, cantantes españoles que nos agradaban; esa noche conversamos mucho.

Cuando en febrero de 1972 se produjo una división en la Confederación Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC), donde surgió la Central General de Trabajadores (CGT), Orlando Martínez me hizo una entrevista, que apareció en la Revista ¡Ahora!, bajo el título; CASC ¿QUIEN ES QUIEN?

En la edición de la Revista ¡Ahora!, del 22 de Julio de 1974, Orlando hizo una publicación previa a la circulación que decía; “José Gómez Cerda, dirigente de la CASC pone al descubierto la forma en que los norteamericanos intentan dominan a las organizaciones sindicales en la República Dominicana, Un artículo de un hombre   que sabe lo que dice”. Así apareció publicado el documento titulado: PENETRACIÓN NORTEAMERICANA EN EL SINDICALISMO DOMINICANO.

En octubre de 1974 estuve en Buenos Aires, participando en el CONGRESO DE ARGENTINA LIBERADA, luego publiqué en la Revista ¡AHORA! un documento titulado “PERONISMO Y JUSTICIA SOCIAL”, el cual socialicé con Orlando Martínez.

Cuando la dirigente sindical Florinda Soriano Muñoz (Mamá Tingó) fue asesinada en noviembre de 1974, Orlando Martínez se interesó mucho en ese acontecimiento, como también el periodista Juan Manuel García.

¡Tuvimos varias conversaciones sobre el asesinato de Mamá Tingó!!

Solo días antes del asesinato de Orlando Martínez, él publicó en su sección MICROSCOPIO, los días 22 y 27 de febrero de 1975, dos artículos titulados “CINCO ACLARACIONES Y CIERTAS ACLARACIONES”, Y “OTRAS ACLARACIONES” sobre una discusión pública que sostuve con él y el Lic. Julián Peña, abogado laboralista, mi amigo, compañero de Orlando, en el Partido Comunista Dominicano (PCD) sobre las huelgas indefinidas, y otros temas ideológicos.

El 25 de febrero de 1975, Orlando Martínez, indignado ante la situación que militares dominicanos negaron la entrada al país del pintor Silvano Lora, y empujaron a él mismo junto a otros amigos que lo esperaban en el aeropuerto, publicó el famoso artículo, dirigido al presidente de la República, doctor Joaquín Balaguer, que termina así; “En caso de que su amistad con los Estados Unidos sea más estrecha de lo que sospechamos, ¿Porqué, no le pide al Pentágono un cohete último modelo con el objetivo científico de crear una colonia de calieses en la luna?

¿Por qué no desaparece de la vista de los dominicanos honrados, que son la mayoría, a todos los vagos que en este gobierno cobran sin trabajar?   ¿Porqué, tómelo en cuenta, no deposita en un cómodo asiento de primera a los funcionarios irresponsables que se las dan de Fouché contemporáneos y a la hora de la responsabilidad no dan la cara?   Y mi recomendación final: Si es inevitable que esta situación continúe, si es imposible evitar actos indignantes y miserables como el que presencié el domingo en el aeropuerto, ¿por qué, doctor Balaguer, no se decide usted a subirse en el avión o el barco y desaparecer definitivamente de este país junto a todos los anteriormente mencionados?”

Quizás fue este articulo lo que motivo que militares decidieran asesinarlo.

Cuando el 17 de marzo de 1975   escuché en Santiago la noticia que habían asesinado a Orlando Martínez lo sentí en el corazón, recordé que en dos ocasiones le había dicho a Orlando que él escribía directo frente a los poderosos y militares, que ellos tenían dinero y armas, a lo cual en ambos casos me respondió; “¿Si no lo hago yo, quién lo va hacer?”

En la funeraria La Altagracia, en Santo Domingo, me encontré con una familia dolorida, varios amigos comunes, y la muerte de un periodista honesto, a quién llevo en el corazón. Encontré a Quirico Valdez, Negro Veras, Julián Peña, Narciso Isa Conde y decenas de periodistas.

 

Cuando en Santiago el Colegio de Periodistas Dominicano (CDP) y el Sindicato de Trabajadores de la Prensa (STP) desvelaron una pintura de Orlando Martínez, tuve el honor de hablar, como ex directivo del STP, en Santiago, compartiendo con Germania de Luna, Quiterio Cedeño, Adriano de la Rosa y otros prestigiosos periodistas.

VIDEO

https://www.youtube.com/watch?v=KIcT1GHxE6A

PODCAST

https://soundcloud.com/jose-gomez-cerda/conversaciones-con-orlando-martinez-periodista-jose-gomez-cerda

SANTIAGO DE LOS CABALLEROS, SEPTIEMBRE 2022.    

 WHATSAPP.  809.8768913

Publicado el

CONVERSACIONES EN EL DEPARTAMENTO DE ESTADO. WASHINGTON. USA. 1965. JOSE GOMEZ CERDA

CONVERSACIONES EN EL DEPARTAMENTO DE ESTADO. WASHINGTON. USA. 1965.

JOSE GOMEZ CERDA

Durante la intervención norteamericana de 1965, el presidente constitucional de la _Republica Dominicana, Francisco A. Caamaño me designó para que representara a su gobierno y al pueblo dominicano, ante los gobiernos de Venezuela, Chile y México.

Estuve en esos tres países; en Venezuela me entreviste con el presidente Raúl Leoni, en Chile, con el presidente Eduardo Frei, y en México realice una rueda de prensa. En todos los países que visité me reuní con dirigentes sindicales, en mi calidad de secretario de organización de la Confederación autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC).

Además, estuve en Puerto Rico, donde me entrevisté con el profesor Juan Bosch, y en los Estados Unidos, específicamente en Nueva York y Washington.

El 20 de junio de 1965, estando en Puerto Rico, Emilio Máspero, encargado de la Central Latinoamericana de Sindicalistas Cristianos (CLASC), para el Caribe, me llamó por teléfono, desde Venezuela, y me ordenó que fuera a Nueva York, que un grupo de relaciones públicas me elaboraría un programa de relaciones con personalidades y periodistas, para tratar sobre la revolución que se estaba dando en República Dominica, agravada por la invasión de los Estados Unidos.

Me traslade a Nueva York, me mostraron el programa, debía trasladarme a Washington, para reunirme con dos periodistas norteamericanos, también con un político y con una representación del Departamento de Estado, que es la agencia que maneja la política exterior de los Estados Unidos.

 

 

 

En Washington me reuní con dos periodistas, uno del “The Washington Post”, y otro del New York Times, también con un político de apellido Phillip, además me reuní con los dominicanos; Dr. Antonio Rosario, político, dirigente del Partido Revolucionario Social Cristiano (PRSC), y Milton Messina, que trabajaba en un el “Banco Interamericano de Desarrollo (BID)”, que además me entregó 1.000 dólares, de su peculio personal,  para que se lo entregara personalmente a Juan Bosch, en Puerto Rico.

 

En el Departamento de Estado, me recibió un señor de apellido Montenegro, de origen nicaragüense, con quien converse, en español, me presentó un programa que incluía un intercambio de opiniones, un almuerzo con tres personalidades del Departamento, y un recorrido por algunas oficinas.

 

El señor Montenegro agradeció mi visita, me presentó la oficina dedicada a la Republica Dominicana, inclusive me mostró varias fotografías mías, que yo no conocía, pero ellos las tenían.

Me informó que el día anterior lo había visitado el General Lagara Burgos, quien le ofreció importantes informaciones sobre la situación de la revolución que se producía en esos momentos en la Republica Dominicana, y le informó que el había estado con el movimiento constitucionalista, pero que después que llegaron los norteamericanos, cambió de rumbo.

Después de explicarme que, para ellos, los norteamericanos, la situación dominicana era muy delicada, pues, según su opinión, un pequeño grupo de comunistas querían hacer otra revolución como la que hizo Fidel Castro en Cuba. Después de su introducción me pidió mi opinión sobre la situación.

 

La Confederación Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC), junto a la Central Latinoamericana de Sindicalistas Cristianos (CLASC), habíamos elaborado un documento estableciendo la posición de los trabajadores frente a la intervención norteamericana de 1965, y ese documento se lo entregué al Sr. Montenegro.

 

 

Ese manifiesto expresa el criterio de los trabajadores dominicanos, en especial de la CASC, de apoyar el movimiento constitucionalista, encabezado por el presidente Francisco A. Caamaño, repudio a la intervención norteamericana, explicar porque los sindicalistas cristianos mantienen sus principios, valores y apoyo a la constitucionalidad y el honor y la valentía de proyectar una nueva sociedad, sin tutela de ningún imperialismo.

Cuando el señor Montenegro leyó el documento, inmediatamente reaccionó, y me dijo varias palabras muy duras, contra el gobierno constitucional dominicano, y los grupos que los apoyábamos, y en especial a mi por presentarme al Departamento de Estado, con ese documento, además me dijo tajantemente que la invitación que me había hecho para un almuerzo, con otras personalidades del Departamento de Estado, quedaba suspendido, y me señaló la pueta de salida de su oficina.

 

Ante tal actitud salí apresuradamente de las oficinas del Departamento de Estado, y me dirigí a un hotel, cerca del Departamento de Estado, donde estaba alojado el Dr. Antonio Rosario, dominicano, que había sido nombrado por el gobierno constitucional dominicano, como Embajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA), pero no había podido tomar posesión de ese nombramiento, porque la mayoría de los miembros de la OEA apoyaban la intervención norteamericana. En esa época la mayoría de los gobiernos de América Latina eran militares,

 

Conversé con el doctor Antonio Rosario, quien después de escuchar mi narración de lo acontecido ese mismo día en el Departamento de Estado, en Washington, me recomendó que saliera inmediatamente de esa ciudad, y me fuera a otro lugar.  Llevando sus consejos tomé un avión charter, de viajan desde esa ciudad, y me fui a Nueva York, donde vivía mi tía Cecilia Cerda.

 

 

Una semana después, estando en Nueva York, fui a la oficina correspondiente para renovar mi visa de residente, que había obtenido en 1959, cuando entré a Estados Unidos, como exiliado, procedente de Costa Rica.

Conversé con una señora apellido Thompson, quien después de revisar mis documentos, me condujo a la oficina pequeña, y junto a otro empleado me interrogaron durante casi media hora. Todas las preguntas fueron relacionadas a mi participación en el movimiento constitucionalista, contra la intervención norteamericana a la Republica Dominicana.

Al final de la conversación me presentaron una información aparecida en el periódico CLARIN, de Chile, el día 23 de mayo de 1965, que tiene como título; ”Caamaño no se rendirá, afirma enviado dominicano, Johnson es vaquero atómico”, con una foto mía. Además, me preguntaron que, si yo había tenido una reunión con el Señor Montenegro, en el Departamento de Estado.

Después de esta conversación, tomaron mi pasaporte, y en el visado norteamericano pusieron; CANCELADO, y me dijeron; “usted no merece tener visado norteamericana: Pasé alrededor de 15 años sin poder volver a ingresar a los Estados Unidos.

Estas conversaciones en el Departamento de Estados, en Washington, Estados Unidos, en 1965, durante la intervención de los Estados Unidos a la Republica Dominicana, teniendo yo 26 años, han sido históricas para mi vida personal y profesional. ¡Me siento muy orgulloso de esta actividad, en defensa de la soberanía de nuestro país!

video

https://www.youtube.com/watch?v=h6hiDxJFmT0

podcast

https://soundcloud.com/jose-gomez-cerda/consersaciones-en-el-departamento-de-estado-washington-jose-gomez-cerda

Santiago de los Caballeros. Septiembre 2022

WhatsApp 1. 8098768913